José Pérez: “Este deporte es un estilo de vida para mí”

El atleta de BuyMuscle compitió el pasado fin de semana en el Campeonato de Canarias Wabba, donde obtuvo el segundo puesto. Sin duda, se trata de un premio merecido al trabajo y al sacrificio realizado día tras día. Después del éxito logrado, José Pérez ya tiene la mente puesta en el próximo Wabba España

184

¿Con qué sensaciones te marchaste del campeonato?

“Me marcho con unas sensaciones muy buenas porque hemos sacrificado mucho el físico, ya que bajé mucho peso en comparación a como estaba. Me quedé con un buen sabor de boca y salí bastante contento. Me metieron en una categoría que no me correspondía por mi peso, con competidores con 20 kilos por encima de mí. Aún así, gané a alguno de ellos”.

Este tipo de campeonatos requieren un trabajo muy duro por parte del atleta, ¿verdad?

“Sí, la verdad es que sí. Esta vez me ha costado un poco más que otras veces. He tenido que bajar de 86 a 79 kilos en casi una semana”.

¿Y cómo viviste todo el proceso?

“La verdad que es bastante sacrificado y un poco cansado los últimos días. Me encontraba un poco decaído y no quería salir de casa, sino que prefería estar relajado y tranquilo. Pero claro, luego veía los frutos que estaba dando todo y eso era lo que me activaba, cada vez quería más y más”.

¿Cómo fuiste notando el cuerpo durante el proceso?

“Pues esta vez noté la necesidad de líquido, de beber agua. Lo que más notaba era la necesidad de beber, sobre todo en las últimas horas. Las últimas veces no lo había notado tanto, pero sí que es verdad que esta vez tenía la necesidad de agua. El tema de las comidas lo llevaba más o menos bien, con cantidades bajas en carbohidratos, pero altas en proteínas. También cogí unos días de bastante calor y notaba más la necesidad de beber agua y también estaba algo más cansado en ese sentido”.

¿Cómo es tu proceso en los entrenamientos del día a día y en la preparación específica para este campeonato?

“Yo tengo un pequeño hándicap, que es que estoy operado de columna, así que trato de trabajar de manera progresiva y que no sea dañina para el cuerpo. Siempre intento buscar el punto donde yo note la sensación de que el músculo está trabajando. A veces le meto peso, a veces le meto menos peso, y todo ello es para evitar una lesión, porque al estar operado, pues siempre me gusta buscar las sensaciones del músculo. Es cierto que en los anteriores campeonatos salí más “tapado”, como decimos nosotros, pero esta vez nos sentamos mi preparador y yo dije que lo que quería era salir lo más seco posible. Ahora tengo otro campeonato en una semana y media y vamos buscando más sequedad todavía”.

¿Qué tal viste a tus rivales en este campeonato?

“Yo llegué pesando 79,6 kilos y tenía que bajar 200 gramos más para poder entrar en otra categoría, y ya no podía bajar más. Mi categoría era hasta 80 kilos y luego había una categoría que era de 80 para arriba, y a mí me metieron en la de 80 para arriba. Vi rivales muy fuertes, como Jose, un chico cubano que viene de la liga profesional y que ha competido a nivel profesional, además de algunos chicos que me sacaban 20 kilos. Pero cuando me vi en la tarima, pasando por encima a competidores que eran mucho más grandes que yo, pues no me lo creí”.

¿Cómo te preparas para una competición y para el día a día a nivel mental?

Pues teniendo la cabeza fría, teniendo tus objetivos muy claros y saber lo que quieres. Yo me casé y a la semana siguiente competía, y yo comí arroz y pollo en mi boda. La gente me decía si estaba loco, pero no. Yo tengo unos objetivos y me gusta darlo todo. Cuando me dedico a una cosa, me dedico al 100%. Yo trabajo también de noche y tengo que organizarme las comidas, los horarios y todo. Tengo que estar con la cabeza siempre en su sitio”.

¿Cómo te motivas en los días que no te encuentras al 100%?

“Hay veces que llego de trabajar a las 6:00 o 6:30, llevo a mis hijos al colegio y voy a entrenar. Algunas veces pienso “¿qué necesidad hay?”, pero luego me veo, miro lo que he conseguido y lo que quiero conseguir y ahí es cuando sigo adelante. Para mí este deporte es un estilo de vida, es una manera de desconexión, de sentirme bien y de descargar adrenalina”.

¿En qué te apoyas para coger motivación de cara a las competiciones? ¿En la familia? ¿En los amigos?

“Pues mi primer pilar es mi mujer. Ella es la que me ayuda con las poses, con la coreografía y con todo. Luego está mi preparador, que es una persona a la que puedo escribir a las seis de la mañana y me contesta a las seis y cinco. También están mis compañeros de equipo. Tengo muy buenos compañeros, uno de ellos es Natael, que también ha sido un pilar importante en esta preparación, porque ha estado ahí, me ha visto más de cerca y ha sido un gran apoyo. Sé que de este deporte no voy a vivir, porque tengo mi trabajo, pero cuando hago una cosa, me gusta hacerla lo mejor posible siempre”.

¿Algún deseo de cara al futuro?

“Pues sinceramente verme en la tarima en el Míster Universo que voy ahora y ser uno de los primeros o el primero”.

 

También podría gustarte